Voro, el Sr.Lobo de Mestalla

13:43


El pasado viernes, tras un día verdaderamente agotador encendí la televisión y para mi regocijo emitían Pulp Fiction (uno de esos films que dignifican el séptimo arte). Además, me enganché en el maravilloso diálogo del Sr. Lobo sobre cómo limpiar la tapicería de un coche repleta de trocitos de cerebro.

Fue terminar la escena e imaginarme a Voro en el papel del Sr.Lobo, todo un primer espada en resolver situaciones extremas con una sencillez rayana en la genialidad, pues no es la primera vez -y me temo que tampoco será la última-, en la que el técnico con pintas de profesor de química le ha cambiado la cara a un grupo de jugadores que estaban a un suspiro de no tener más remedio que acogerse a un programa de protección de testigos y empezar una nueva vida en la otra punta del globo, porque la temporada que están firmando es realmente infame.


“Soy el Sr. Voro, y soluciono problemas. Si hacen ustedes lo que yo diga y cuando lo diga, debe bastar. ¡Al grano! Tienen un cadáver sin cabeza metido en un coche en el garaje […] Necesito que limpien el interior del coche, y que lo hagan rápido, rápido, rápido. He venido a ayudar, y si mi ayuda no es apreciada, que tengan suerte caballeros.”

“Siempre nos quedará París”, le espetó Humphfrey Bogart a Ingrid Bergman en Casablanca en otro de los momentos insignes del cine. Y a nosotros, siempre nos quedará Voro, la linterna que encabeza el internamiento a una cueva y que en los escenarios de mayor tribulación siempre es capaz de cambiar la línea de flotación del equipo, como en la primera victoria de la temporada ante un correoso Alavés. 
Voro tiene un no sé qué, difícil de describir, pero no somos pocos los que dormiremos más tranquilos sabiendo que el de L´Alcúdia se hará cargo del Valencia hasta el final de temporada. Sin haber mamado los conocimientos de uno de los técnicos más metódicos de la última década (Ayestarán con Rafa Benítez) y sin ser uno de los estrategas de mayor prestigio del fútbol italiano, Voro ha demostrado ser el único capaz de calmar la ansiedad de Mestalla y entender la naturaleza de todo cuanto rodea al Valencia, un equipo que tiene su propia lógica. Sus descollantes números (10 de los 16 puntos del Valencia son bajo su mandato) escapan de una mera racha casual y que su figura haya vuelto a emerger en una de las mayores crisis deportivas e institucionales de la entidad (sí, Layhoon, también institucional) resulta verdaderamente loable. Y no, lo de Voro no es “flor” ni suerte, y los que le acusan de ello es en el preciso instante en el que se han quedado sin argumentos para intentar explicar sus victorias.


El hombre que le dio la alternativa a Carlos Soler, que evitó que el Valencia se echara atrás frente al Espanyol tras encajar gol en el 85 (los últimos 8 minutos se jugaron en campo contrario) y al que le han bastado un par de partidos para ver que ni Cancelo ni Mario Suárez están para ser titulares. Pero de la enunciación a la concreción suele haber un abismo (“no empecemos a chuparnos las pollas todavía”), pues Voro tiene en sus manos individualidades muy calificadas pero con un rendimiento grupal muy escaso. Transformar a un conjunto romo y sin ideas en un EQUIPO que juegue de memoria y logre maridar buen juego con resultados positivos no será nada sencillo. Aunque si alguien puede hacerlo, ese es Voro, el tipo que con un par de ideas claras es capaz de hacer frente a la inmensa incertidumbre que tan a menudo rodea al Valencia. El sábado, por lo pronto, espera el Villarreal, un equipo que cuando huele una gota de sangre blanquinegra se reproduce.


- Marco Casinos @Apiedecampofut

También te puede gustar

0 comentarios